ADVERTENCIA GRATUITA, GA. – Jake de las corazonadas sobre una caja para llenar de tacos, chupando su almuerzo con un salvaje generalmente reservado para un documental natural. Llega tarde y lo odia. Él tiene un horario, establecido diariamente para exprimir hasta 24 horas como sea posible, y cualquier retraso es una práctica práctica o una sesión de levantamiento o, peor aún, un pez que no está recibiendo.

El retraso de hoy es en parte culpa suya. El lugar de Tako es bien conocido, y se fue al mediodía. La verdad, sin embargo, probablemente no importaría mucho. Fromm no puede ir a ninguna parte de su ciudad natal sin las hordas que lo rodean. Su amigo y ex compañero de cuarto de la UGA, Tony Locey, recuerda haber ido de compras navideñas con Fromm en un Bass Pro Shops el año pasado. Había un Santa colocado en el medio de la tienda, una fila de niños esperando una foto con el hombre grande. En Fromm camina, y de repente Santa es superfluo. Aquí está su deseo de Navidad, en la carne.

"Cien niños corrieron hacia Jake", dijo Locey.

Entonces, sí, hubo algunas solicitudes de fotos en el local de tacos y un montón de preguntas para Georgia y muchas, "Hola, Jake, ¿lo haremos este año?"

Cortesía de Fromm. Extremadamente cortés, en realidad. Si hay algo que todos digan sobre la estrella de Georgia QB, es que tiene los modales perfectos de los chicos del campo. Además, lo entiende. Diablos, hace 10 años, habría arrojado a Santa en un abrir y cerrar de ojos para tener la oportunidad de conocer a un jugador de Georgia. Él es tan fanático de los Bulldogs como cualquiera de estos niños en Bass Pro Shops o papás de mediana edad en su hora de almuerzo. Acaba de nacer con una pelota en el hombro derecho, por lo que puede vivir el mismo sueño que el resto de estos muchachos abandonaron durante mucho tiempo.

Fromm, siempre fanático de Georgia, esta temporada: "Realmente siento que todo está sobre mis hombros". Todd Kirkland / Icon Sportswire

Después de los tacos, Fromm mezcla un batido de proteínas. Tiene 6 pies 2 pies, 220 libras de un atleta puro, y tiene que alimentar el auto. Sin embargo, él nunca puede obtener esa emoción correctamente. Ha recorrido cientos de recetas, y buscar la mezcla perfecta es un ritual ahora. Y si hay algo más que todos dicen sobre Fromm, es que es despiadado para hacer las cosas bien. Su coordinador ofensivo, James Coley, recibió un mensaje de texto al día siguiente. Fromm estaba estudiando el guión de la práctica del día y alguien había escrito por error el nombre de una obra de teatro. "Entrenador", dice el texto, "solo hay una" P "en Apolo".

Fromm también tuvo un día ocupado fuera de aquí. Él disparará un poco. Luego se dirige al pozo de pesca, un lugar secreto, así que no te molestes en mirar. Luego cazará más, esta vez en la oscuridad. En la escuela secundaria, se sentaba en un bote en el gran estanque de su vecindario, atrapando ranas en medio de la noche con una lanza y un foco de luz. En un mundo perfecto, nunca entraría, y si hay una cosa que todos los que han escuchado su nombre, Jake Fromm, saben sobre él es que ama el aire libre.

Así que este es su día: un entrenamiento, un almuerzo apresurado, un batido de proteínas mediocre, cazar y pescar y cazar de nuevo. Es un tipo simple que ama las cosas simples, pero quiere devorar esas cosas, bloqueando todo lo que quiera: familia, pesca, fútbol, ​​para toda la vida.

"Siempre actúa como si fuera a extrañar algo", dijo el abuelo de Fromm, Bill Haskins. "Básicamente es como alguien a quien le queda solo un año y está tratando de sacar todo al mundo".

Es una metáfora adecuada para el mariscal de campo que recibirá su tercer golpe, y muy probablemente, para llevar a su equipo de regreso a la montaña en 2019. Y es una historia de origen perfecta, ¿verdad? Eligió uno, el héroe que salvará a todos, que hará lo mejor que pueda: siempre comienza como un tipo normal.


Quizás fue 6 o 7, y una nueva tienda de colección deportiva se había abierto en Macon. Escuchó que tenían un buen stock del guardarropa de George, por lo que le pidió a Haskins que lo llevara. Efectivamente, el lugar estaba lleno de rojo y negro, y Fromm desapareció. Hizo sus pulseras, tocando camisas, camisas y sombreros. Y luego lo vio: un casco de Georgia, firmado por Herschel Walker. Cuesta $ 500.

Pero el bisabuelo amaba al niño y el niño amaba a George, por lo que el casco todavía está sentado en la habitación de Fromm, una de sus posesiones más queridas.

Han pasado 39 años desde que Georgia celebró un campeonato nacional, nuevamente cuando Walker era un estudiante de primer año y Jimmy Carter era presidente y el QB de los Bulldogs tuvo que completar solo un pase para pasar a los libros de historia. En las cuatro décadas posteriores, la base de fanáticos se detuvo cuando Steve Spurrier y Urban Meyer dominaron el Florida. Cam Newton adquirió una naturaleza para rival Auburn. Diablos, incluso Georgia Tech tiene uno desde que UGA celebró por última vez la superioridad del fútbol universitario. Los fieles de Georgia sufrieron a través de Ray Goff, vivieron y murieron con Mark Richt, observando mientras David Greene y Matthew Stafford y Aaron Murray iban y venían sin ganarlos a todos.

Ser fanático de Georgia es oler el éxito como el hedor a cerveza rancia y cigarrillos en la ropa después de una larga noche en Clayton Street. Es un recuerdo borroso de tiempos más felices, alimentado por un dolor de cabeza y vómitos. Y sin embargo, aquí están, listos nuevamente para abrazar a un nuevo héroe, un niño que ya ha soportado su parte de pérdidas inminentes. Esta vez, este tipo, es diferente. Él debería ser.

Y, sin embargo, la historia de Fromm, hasta ahora, se ha desarrollado de manera similar.

Jake Fromm llevó a los Bulldogs al título de CFP en su primera temporada estudiantil. Mike Ehrmann / Getty Images

Como titular, los Dawgs de Fromm tuvieron una ventaja de touchdown de cuatro minutos para jugar en el juego del título nacional contra Alabama. Estan perdidos Como investigador, Fromm superó a Georgia en la ventaja de 28-14 a principios de la segunda mitad del juego por el título de la SEC, pero los Bulldogs no anotaron de nuevo. Perdieron en uno Jalen Hurts TD con 1:04 por jugar. E incluso con un golpe de redención al Sugar Bowl la temporada pasada, Georgia no se presentó, siendo tratada por Texas en un juego para el que Fromm dice: "No nos preparamos bien y me superé".

No toda la culpa de esas pérdidas recayó en Fromm, pero eso cambiará en 2019. Coley fue ascendido a coordinador ofensivo y ha prometido una mayor parte de la carga ofensiva para Fromm. Heisman está hablando de un equipo que no ha enviado un finalista a Nueva York desde Garrison Hearst en 1992. Espero que no sea raro en Georgia, pero esta tormenta perfecta de talento y oportunidad, y verdadera experiencia y optimismo, es lo que ella trajo de Atenas.

"Realmente siento todo sobre mis hombros", dijo Fromm. "Me mirarán y no dirán que fue Jake & Co. Dirán que fue culpa de Jake. Ese es el tipo de responsabilidad que quiero. Quiero llevar a este equipo al siguiente nivel y ganar un campeonato". nacional. Estoy decidido a hacerlo ".


JACOB EASON FUE tuvo que salvar el trabajo de Mark Richt en Georgia. Era un pez gordo, con cinco estrellas. Él fue la próxima gran cosa, otra en la línea de Richt QB importados de otro estado para devolver a Georgia a la tierra prometida.

Fromm era un recluta legítimo por derecho propio. Tenía un cuchillo de todo el mundo, como recuerda su antiguo entrenador de béisbol Buddy Deal: "no solo Mark Richt". El único lugar donde Fromm realmente quería jugar no estaba interesado en ficharlo. Entonces se dedicó a Alabama.

2 relacionados

Fromm no lo admitirá ahora – "No lo confirmo ni lo niego" – pero las historias en ese momento involucraban a su madre, Lee, destruyendo gran parte de la ropa de la familia en Georgia en protesta. Ella no estaba sola. En la ciudad natal de Fromm, todos querían ver una boda de su compañero de equipo y su hijo favorito. Jamie Stewart, estudiante de último año de la preparatoria Fromm y graduada de Georgia, le hizo prometer a Fromm que si él asumía su compromiso, ella sería una de las primeras en saberlo.

La verdad es que Fromm no tenía el calambre en mente. Amaba a Kirby Smart, el coordinador defensivo de Alabama, que lo reclutaría para Tuscaloosa. Pero entonces, por suerte, Richt se atrincheró, Smart fue contratado para entrenar a los Bulldogs, y Fromm se encontró con esa esquiva oferta de jugar para su equipo favorito. Antes de dar la noticia al resto del mundo, encontró a Stewart en su salón de clases y se lo contó.

Hubo un problema, sin embargo. Eason permaneció en la lista, y el QB de cinco estrellas no solo recibió un respaldo de un estudiante de primer año. Fromm podría ir a Georgia. Jugar allí era otra historia. Pero Fromm salió a visitar el campus y se sentó en las reuniones de QB. Me gustó Eason, les gustaron los entrenadores y el sistema. Cuanto más miraba, más pensaba que tenía una oportunidad.

"Se sintió muy fuerte de poder entrar y competir", dijo Smart.

Fromm no consiguió el trabajo que salió del campamento en 2017, pero cuando recibió su disparo después de la lesión de Eason, nunca se dio por vencido. A finales de año, su línea de estadísticas estaba a la vista: 62% de porcentaje de finalización, 9 yardas en el intento, 24 TD, 7 intercepciones.

En el vestuario después del sorprendente regreso de Alabama al juego del campeonato nacional, Eason encontró a Fromm en su casillero con noticias. Se estaba transfiriendo, volviendo a casa a Washington. Los dos se arrodillaron y oraron, pidiéndole al Señor que buscara a Eason en su nuevo hogar.


CUANTO Eason partió, llegó Justin Fields. Fields era el mejor recluta del condado, otro chico de Georgia con un gran brazo y velocidad para igualar. Smart prometió una competencia abierta para el trabajo, y muchos fanáticos de Georgia pensaron que el movimiento de Fields lo convirtió en la mejor opción. El labio de Fromm fue el primero.

Fromm dice que ve el fútbol como un problema matemático, examina las defensas y luego calcula las probabilidades. Siempre ha sido un estudio rápido. Coley dijo que nunca ha estado cerca de un retornado que se prepara como Fromm. El tipo puede estar un poco disperso sobre las cosas cotidianas: ha perdido llaves, billeteras, arrojó media docena de cuchillos de bolsillo en un lago, dijo su hermano, pero cuando se trata de fútbol, ​​no pierde el ritmo. .

Fromm (11) ha resistido dos concursos centrados en partidos por el mariscal de campo de cinco estrellas, incluido uno con Justin Fields (1) el año pasado. John Byrum / Icono de Sportswire

"Va a ver tantas películas, y puede obtener un boceto y, a veces, lo hace mejor", dijo Coley. "Te desafía como entrenador para maximizar su potencial".

Fromm fue a buscar pavo con su viejo entrenador de secundaria, Von Lassiter, esta primavera. Cargaron su frontera el primer día, por lo que Lassiter esperó a que el niño durmiera adentro y fuera a cazar al día siguiente. Pero a las 4 de la mañana, el sonido de la alarma sonó desde Fromm.

"No aprenderé nada mientras duerma", dijo Fromm.

Coley dijo que más que preparación es la forma en que Fromm se relaciona con sus hijos. Tiene una habilidad única para galvanizar a las personas que lo rodean.

Si los compañeros de equipo son castigados, Fromm corre hacia ellos. En la escuela secundaria, pasaba el almuerzo para preparar la sala de pesas para una sesión de levantamiento para sus compañeros de equipo. Esta primavera en Georgia, colaboró ​​con los huelguistas de línea. Jermaine Johnson y Nolan Smith, y si no cumplían con sus estándares, los dividía. "No vas a dejar que un quarterback se ponga de pie tanto como tú, ¿verdad?"

Hubo un juego de béisbol, cuando Fromm probablemente tenía 12 años, y el lanzador tembló. Se le habría puesto una gran ventaja, pero el otro equipo estaba temblando. El acuerdo fue al núcleo para hablar, pero Fromm pensó que solo aumentaría la presión. Entonces Jake Fromm, de 12 años, interrumpió a su entrenador en el camino.

"Hola entrenador", gritó. "¿Vienes aquí para decirnos dónde vamos a comer después? Tengo hambre".

En un instante, el estado de ánimo disminuyó. El trato sonrió, se agitó y comenzó a convertirse en saltamontes.

"Y miré hacia atrás, ¡y Jake solo me dio esa sonrisa, como gafas!" El trato decía. "Tiene esa sonrisa, esa mirada, y lo sabes".

Fromm estuvo en la cima de numerosas categorías ofensivas la temporada pasada, y se espera que repita ese éxito en 2019. ESPN

Locey recuerda haber leído una cita de un cazatalentos de la NFL después de Georgia Pro Day el año pasado. Un grupo de muchachos de la NFL fueron invitados a la sala de reuniones del equipo durante el baile de primavera para obtener una opinión sobre cómo funciona Georgia. Fromm entró, dijo el explorador, y cada jugador en la sala se sentó instintivamente en su asiento. Fromm era el dueño del lugar.

"Él es la cara de nuestro programa", dijo Smart, "y es un gran líder".

A finales de año, Fields había lanzado solo 39 pases. Se transfirió a Ohio State, el segundo recluta de cinco estrellas en tantos años, que no pudo vencer a Jake Fromm.


JERRY WALLS IS pastor en la Iglesia Bautista Southside en Warner Robins. Ha estado predicando con la familia Fromm durante años, pero también es fanático de Alabama. El domingo y el domingo, termina su servicio con las mismas cinco palabras: "Go Jake and Roll Tide".

Si Fromm está en casa para una visita, los dos intentan reunirse. Hablan de confianza, que es importante para Fromm, y rara vez hablan de fútbol. Walls es un hombre de Dios, y el orgullo es uno de esos pecados capitales, por lo que nunca ha discutido el final del juego del campeonato nacional de la temporada 2017 o el juego del título SEC 2018.

"Será mejor que dejes a un perro muerto acostado", dijo Walls antes de recuperarse. "Oh, esa fue la elección incorrecta de la redacción".

En un año, Fromm seguramente será una selección de primera ronda de la NFL, y dejará Georgia como un querido Bulldog, sin importar cómo se desarrolle la temporada 2019. Pero es difícil no mirar su carrera el suyo a través del prisma de dos derrotas ante Alabama, dos juegos en los que Georgia estuvo inconcebiblemente cerca de ganar pero simplemente cayó. Es difícil no apilar a Fromm con el resto de los momentos restantes de "qué pasaría si" en Georgia reciente, si solo D.J. Shockley no se había lesionado antes del juego de Florida en 2005, si Georgia no hubiera comenzado Tennessee en 2007, a menos que Chris Conley haya atrapado el pase para dejar que se agote el tiempo en 2012. "Si" ha determinado Georgia, y a pesar de todo su éxito durante dos temporadas en Atenas, todavía se escribe en un tipo grande y audaz incluso en el currículum de Fromm.

"Realmente siento todo sobre mis hombros. Me mirarán y no dirán que fue Jake & Co. Ellos dirán que fue culpa de Jake. Ese es el tipo de responsabilidad que quiero".

Georgia QB Jake Fromm

Es fácil imaginar un mundo donde las cosas son diferentes, donde el sorprendente comienzo de From a ese título nacional terminó en una victoria, un campeonato, los sueños alcanzados. En esta realidad alternativa, él es el favorito de Heisman, no Tua Tagovailoa o Trevor Lawrence. Es el tipo que llevó a Georgia a la montaña. Probablemente otras personas lo piensen, dijo Fromm. Diablos, su familia probablemente lo hace de vez en cuando. Pero no lo hace. No hay fantasía de cumplimiento de deseos aquí. Solo queda el siguiente paso.

"Me cansé mucho", dijo Fromm sobre perder el juego del campeonato nacional. "Al día siguiente, no recuerdo mucho. Pero solo estaba viendo, ¿a dónde puedo ir desde aquí?"

A fines de la temporada pasada, Lassiter, entrenador de Fromm High School, nombró a su antiguo QB. Ahora está entrenando en una nueva escuela, y su equipo era malo. Terminaron 4-6, la peor temporada de la carrera como entrenador de Lassiter. El estaba frustrado. Fromm escuchó mientras Lassiter enumeraba las indignidades de la temporada, lloraba cada mal descanso. Fromm finalmente se interrumpió.

"¿Sabes lo que pienso?" Fromm preguntó. "Creo que tienes que aguantar".

Lassiter se echó a reír. Fromm no es más que un momento de arrepentimiento de vez en cuando, pero no estaba listo para dejar que su entrenador se hiciera cargo. Hay trabajo por hacer.

"Encuentra lo mejor en ti", dijo Lassiter, "y te empuja a ser mejor … Todos los que conocen a este niño son mejores gracias a él".


P AÑOS, POR y su sobrina partiría a Louisiana a mediados de noviembre para un viaje de caza de patos. Están muy cerca Cuando Fromm estaba en la escuela secundaria, Haskins tiraba de su camioneta junto al campo y observaba todas las prácticas, y todavía se dirige a Atenas una vez por semana para ver trabajar a su nieto. En su viaje en 2016, sin embargo, Haskins fue melancólico. Fromm pronto estaría en Georgia y estos viajes serían imposibles. Haskins también está envejeciendo. ¿Cuánto tiempo se habían ido realmente?

No habían disparado mucho, solo se sentaron en un pato ciego hablando y Haskins comenzó a llorar. "Nunca podremos volver a hacer esto", le dijo a su sobrino.

Fromm la recostó y sonrió. Él siempre tendría tiempo para su bisnieto, prometió.

"A veces voy a cazarme ahora mismo", dijo Haskins, "y creo que Jake me atrapó por la espalda y me dijo que este no era el final".

Fromm tiene una manera de mejorar cada situación con una sensación de comodidad. Por supuesto que todo funcionará. Él es Jake Fromm. Él entendió esto.

jugar

01:44

El entrenador en jefe de Georgia, Kirby Smart, analiza cómo Jake Fromm se ha convertido en un líder sólido para los Bulldogs.

En el último juego de baloncesto de la escuela secundaria de Fromm, antes de dejar el deporte para centrarse por completo en el fútbol, ​​destruyó un jonrón gigantesco que se metió dentro del polo odiado para ayudar a ganar el condado de Houston Un título estatal. El entrenador contrario fue brillante y no fue llamado el balón. Las mesas fueron limpiadas. Los policías tuvieron que ser llamados al campo. Fue un caos. Pero lo que Deal, su antiguo entrenador de béisbol, no puede olvidar es cómo el lanzador lanzó a Fromm a una bola rápida de primer nivel.

"De todas las personas, se lo lanzas a Jake Fromm", dijo Deal. "Porque en su mente, no había duda. No sabe cómo fallar".

Y tal vez por eso las cosas serán diferentes esta vez, por qué Fromm puede escribir un nuevo final, un tercer acto en el que el héroe encuentra su fuerza interior y cae ante el monstruo.

Fromm es un bulldog. Él conoce todo el dolor, los latidos del corazón. Pero él no es un esclavo de él. El héroe primero debe encontrar el fracaso. Se da cuenta de su verdadera fuerza solo cuando la espalda está contra la pared, cuando toda esperanza parece perdida. Así es como va la historia. Así es como debería terminar la historia de Fromm.

"¿Tengo algo que probar?" Fromm pregunta. "Es una pregunta difícil. ¿Tengo algo que demostrar a todos? No. Pero tengo algo que demostrarme a mí mismo. Sé lo que puedo ser y quiero ir a hacerlo".

Leave a Reply