En otros casos, los conservadores se dirigirán en nuevas direcciones o incluso en la dirección opuesta. El intenso compromiso de nuestra sociedad con el camino a la universidad puede tener sentido si planeamos que una quinta parte de los estudiantes se traslade sin problemas de la escuela secundaria a la universidad a carreras para cuidar a todos los demás. Pero insistir en que los trabajadores de todo el mercado laboral en el crecimiento de la productividad cambiará el enfoque del sistema educativo de la finalización de la universidad a caminos alternativos de la escuela secundaria a carreras productivas.

La antigua animosidad de los conservadores hacia el trabajo organizado dará énfasis en la reforma. Los sindicatos de estilo de los años 1930 ordenados por la Ley Nacional de Relaciones Laborales han pasado su fecha de vencimiento, pero nuevas formas de organización a través de las cuales los trabajadores pueden apoyarse mutuamente, involucrarse con la gerencia y contribuir a la sociedad civil. debería ser una prioridad conservadora.

En lugar de centrarse en los debates de la red de seguridad sobre el ahorro presupuestario, los conservadores se preguntarán cómo hacer un mejor uso de los presupuestos existentes, por ejemplo, convertir al menos parte de la red de seguridad en un subsidio salarial, entregado directamente cada salario de salario bajo, alentando a los trabajadores a tener menos capacidad de ingresar a la fuerza laboral y a las empresas a emplearlos. Hawley propuso un préstamo de trabajo en su exitosa campaña para presentar a Claire McCaskill.

Sí, los conservadores cuestionarán el escepticismo del comercio internacional y la inmigración ininterrumpida. Si el énfasis está en un mercado laboral saludable, en lugar de solo aumentar el consumo, entonces los márgenes son importantes. Pocas cosas pueden beneficiar más a los trabajadores estadounidenses que obligar a las empresas confiar en ellos – algo que los progresistas siempre reconocieron en sus llamamientos por más mano de obra, ya que comenzó a chocar con otras prioridades.

Más comercio es bueno, si ese comercio es equilibrado. Pero los grandes déficits comerciales representan la oferta de trabajadores extranjeros que ingresan al mercado de los Estados Unidos desde lejos, sin un aumento simultáneo en la demanda extranjera de los producidos por los trabajadores estadounidenses. La inmigración también puede ser constructiva: si esos inmigrantes ingresan a los segmentos del mercado laboral, donde los trabajadores domésticos van bien Pero si la falta de oportunidades económicas para los estadounidenses menos educados se considera uno de los principales desafíos de la sociedad, no tendrá sentido permitir que trabajadores aún menos educados ingresen al mercado laboral.

El Sr. Rubio ha copatrocinado la legislación con el senador Tammy Baldwin, un demócrata de Wisconsin, para confrontar las prácticas comerciales injustas de China y ha celebrado audiencias públicas e investigaciones sobre su política industrial. La semana pasada, Hawley y Baldwin copatrocinaron una legislación que exigiría a la Reserva Federal cerrar el déficit comercial al gravar las compras extranjeras de activos estadounidenses.

Los cambios políticos ocurren cuando los valores centrales chocan con las condiciones cambiantes, creando divisiones que dividen las alianzas de larga data y generan nuevos contactos de votantes y preocupaciones. Lo que se está desarrollando en Estados Unidos a menudo se caracteriza por la lástima de un lado progresivo "abierto" que favorece cosas deseables como el comercio, la inmigración, el medio ambiente y la universidad en contra de un lado conservador "cerrado" que los ve atemorizantes. Pero la división actual es entre un entusiasmo progresivo por avanzar y una preocupación conservadora por restaurar los cimientos rotos.

Leave a Reply